El chocolate como protagonista de la Semana Santa

El chocolate como protagonista de la Semana Santa
La Semana Santa es sinónimo de compartir en familia, y como cada época festiva, hay productos que la caracterizan. Los huevos de Pascua son, sin duda, el símbolo más fuerte en muchas ciudades del mundo, son los protagonistas de esta fecha especial.
Huevos decorados artesanalmente, figuras de chocolate y roscas de pascua son algunos de los productos que se comienzan a preparar tiempo antes de Semana Santa y que ahora ya colman las calles.

¿Y por qué esto del huevo de pascua?

El hecho de asociar el huevo con la fertilidad y por coincidir la Pascua con la estación primaveral, estación fértil por excelencia, hace que haya quedado establecido en toda Europa como símbolo de la Pascua. De modo que muy pronto los pasteleros de época comenzaron a elaborarlos utilizando distintos ingredientes. Primero fue el azúcar, luego el chocolate.
 
La costumbre del conejo de Pascua, que consiste en esconder huevos pintados o de chocolate en las casas, para la alegría y regocijo de los niños que los encuentran, se sigue manteniendo en muchos países. En algunos países, los huevos forman bouquets. En los jardines de la Casa Blanca el día de Pascua se desarrolla una carrera de chicos que hacen rodar los huevos. Gana quien llegue más lejos y sin romperlos. En Medio Oriente todavía se siguen intercambiando huevos carmesí, para recordar la sangre de Cristo y en Polonia y Ucrania hacen verdaderas obras de arte con cera fundida sobre sus cáscaras.